lunes, 14 de diciembre de 2009

Tutorial: Los lápices de colores


Los lápices de colores, los "colorines", son una barrita de madera que contiene en su interior una barra coloreada (una barra sólida de pigmentos mezcaldos con ceras y endurecedores).
Aunque esto suene muy obvio, son materiales para conseguir una técnica pictórica interesante, con la que se pueden obtener resultados llenos de matices. Es lo que llamamos una técnica seca.
Los lápices de colores son accesibles a cualquier presupuesto, como en todo, h
ay de muchos precios que dependerán de las marcas. Si interesa pintar y dibujar con lápices, aconsejo comprarlos de buena calidad, ya que hay gran diferencia con los baratos y bien utilizados nos durarán mucho tiempo.
En el dibujo con lápice
s se utilizan todo tipo de superficies algo porosas de papel o cartón, dependiendo del grano se obtendrán resultados diferentes (para conocer más ver el soporte del dibujo).
Hay muchos tipos de lápices, el más común es el de grafito negro y los de colores, en otra ocasión hablaremos de los acuarelables por ejemplo (puedes ver como se hace un lápiz, o la historia del lápiz).
Los lápices de colores se empezaron a fabricar industrialmente a finales del siglo XIX, aunque ya se utilizaban anteriormente los hechos artesanalmente. Para muchos pintores, como Leonardo da Vinci, el dibujo fue la base fundamental de su obra, tanto tomando apuntes como realizando verdaderas obras de arte como su autorretrato. No he podido evitar poner también uno de los apuntes con lápices de colores de Darwin, para los botánicos, zoólogos, médicos, etc, los lápices fueron fundamentales en el momento de documentar sus investigaciones.
Actualmente, su utilización está muy difundida, ya que son muy prácticos, limpios y de uso inmediato. Es la primera técnica pictórica que utilizan los niños.
En principio se utilizaron mucho para realizar retratos (a finales del siglo XVI), porque había una tendencia del dibujo por rivalizar con la pintura.
Los trazos de los lápices de colores se hacen como si fueran
pequeñas y delgadas pinceladas, obteniendo con la mezcla de colores diferentes bellos empastes cromáticos. Según la intensidad del trazo obtendremos más o menos luminosidad. Los matices se obtienen mediante la técnica del entramado, es decir, superponiendo trazos con diferentes inclinaciones de las líneas.

Los dibujos de la derecha y parte inferior son del ilustrador finlandés Minni Havas, podemos ver que se pueden obtener resultados extraordinarios con un material tan humilde como los lápices y un buen dominio de la técnica.
El dibujo del niño de la parte superior es de
Anastasia Baranof, pintora argentina, está realizado sobre papel Canson (uno de los de mejor calidad del mercado).
Recomiendo la página de la marca de lápices Fáber-Castell.
Y como siempre, para acabar un vídeo. Este es sobre la fabricación de lápices, a disfrutar.

2 comentarios:

Milai dijo...

Obrigada Júlia por mais este tutorial.
É muito elucidativo.
Beijinhos

ludy11 dijo...

Los lapices de colores eran mi regalo favorito, cuando era pequeña. Entonces eran "Alpino" y no me importaba tener cajas repetidas, me gustaba mezclarlos para sacar colores nuevos luego afilarles la punta y colocarlos todos en orden en su caja.

Aisssssssss que recuerdos de cuando era pequeña.

Besos