domingo, 10 de febrero de 2013

Mamá ¿vamos al cine?

Hoy he ido al cine a ver una peli de miedo. Hacía mil años que no me llamaba la atención ninguna película de este género, pero ha visto otras de Guillermo del Toro, y ha sido tanta la publicidad que le han dado que me empeñé en verla.

Lo difícil fue encontrar alguien que quisiera acompañarme, todos rechazaban ver "una de miedo", pero mi madre accedió a ser mi compañera de butaca.Y allá que nos hemos ido, yo con ilusión y ella con pocas perspectivas de sorpresa.

Lo primero decir que me ha sorprendido la cantidad de palomitas que es capaz de engullir un adolescente en menos de veinte minutos. ¿Han visto esos vasos gigantescos que dejan entrar en las salas de cine?, no lo entiendo, bueno, si que entiendo que es un negociazo para las salas.Las ganas de engullir palomitas eran proporcionales a su capacidad de gritar. No sé si me asustaban más las imágenes o los gritos de los críos, por Dios que jaleo en la sala.

A los cinco minutos de empezar la película mi madre ha hecho un chasquido con la lengua... y eso es mala señal, conozco a mi madre. Es ese chasquido con el que uno dice un millón de cosas que se resumen en "anda que...".

Sustos si que hay, pero sustos que combinados con un sonido atronador justo a tiempo te hacen dar un respingo en la butaca cada diez minutos. Pero ya les digo que la cosa no es para tanto.
Respecto a la historia, está bien, un cuento con tres protagonistas y un ser malévolo de la cinta: dos niñas y una mujer Jessica Chastain (estupenda) que la verdad es que hacen bien lo que tienen que hacer. Los veinte primero minutos estupendos, ojalá se hubiesen olvidado de querer dar miedo y se hubiesen concentrado en algo más sencillo. El desarrollo de la historia es aceptable, pero desperdicia muchas oportunidades para llegar a ser brillante. Por lo demás, ya saben, personajes que desde el minuto uno piensas "este muere fijo", escenas previsibles, tópicas, algunos sustos innecesarios, el armario que no hay que abrir, ir de noche a sitios a los que podrías ir de día, etc, etc.

Es una película irregular, con escenas perfectas como la de la niña jugando con algo que no se ve (y que es más inquietante que lo que si que se ve).

Supongo que tardaré mucho en ir a ver de nuevo una de miedo. No he podido evitar pensar en "Psicosis", eso si que era miedo y suspense, sin tantas zarandajas.


Pasen una buena semana.

Saludos y hasta pronto.


4 comentarios:

PACO HIDALGO dijo...

Pero ves para lo que sirven las madres, Julia?? Van aunque no le gusten, están siempre donde deben estar.
Yo también tengo interés por ver la peli, aunque sea irregular la veré. Me gustan las películas de Guillermo del Toro. Abrazos y buena semana.

Tapestry Workerman dijo...

Me esperaba buenas críticas después de tanto bombo, aún así, tengo que verla.
Gracias por ponernos sobre-aviso Julia ;)
Un saludo, Tapestry.

Julia dijo...

Lo bueno del cine es que hay para todos los gustos, a mi no me llegó, pero no soy "especialista" en cine de miedo/terror. A mi no me llegó, pero no quiero decir que sea una mala película.
Saludos a los dos.

bicipalo dijo...

Julia me encanta el "chasquido" de la lengua de tu madre y como lo defines. Y la peli no es que sea previsible Julia, es que tu ya no eres una adolescente que ve la vida con los ojos abiertos y casi virgenes. Llegamos a una edad en la que ya hemos aprendido mucho y sabemos que tanto el cine como la literatura sigue unas pautas de accion-pausa,para no permitir que el espectador o lector se despiste. Esa formula es universal y cuando uno ya ha visto bastante cine aprende a intuirla.