jueves, 15 de septiembre de 2011

Lo que creemos que pasará


En una conversación con una amiga colombiana, sacamos el tema de lo que haremos cuando seamos viejas, me refiero a muy viejas -porque ambas fabulábamos con llegar a serlo-. Yo, en este lado del planeta le dije que me imaginaba en una residencia, si con suerte podía pagarla, claro. Y yo suponía también que mi hijo y mis sobrinos me visitarían de vez en cuando.



Ella, desde Colombia, se sorprendió y compadeció de mi ante lo que entendió como una resignación ante mi horrible futuro. Mi amiga colombiana se imaginaba, ya anciana, envejeciendo en familia, rodeada de sus hermanas, hijos y sobrinos.

¿Quien de las dos acertará?

Yo no espero nada de mi hijo, porque cuando él tenga cuarenta años yo tendré setenta y cuatro. Cuando él esté en su mayor plenitud, yo requeriré de ayuda para muchas cosas, eso si llego a cumplirlos, claro.

No es él quien deba preocuparse. Soy yo ahora la que debo ocuparme de tener una vida en la que hayan cosas que me despierten curiosidad, de tener tres o cuatro amigos con los que charlar, de guardar libros para leer, de mantenerme al día...



Entonces, si quiere visitarme, me alegraré mucho de compartir lo que podamos: una comida, una charla, una película, el silencio... . A lo mejor, dentro de cuarenta años descubre que ya le gustan mis lentejas.

Pero la vida da muchas vueltas, quien sabe lo que nos espera.


10 comentarios:

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Hola mi querida Julia, un post muy interesante y humano.
Probablemente nosotras acabemos en una residencia de la 3ª edad, es lo que ya hace años está sucediendo y a todos los niveles.
Si tienes tiempo, pasa por mi casa
santa noche
Con ternura
Sor.Cecilia

martinealison dijo...

Le vieillissement est un véritable souci...Les maisons de retraite ne me tentent absolument pas. Je pense qu'elles sont très mal adaptées... Soit, on peut y recevoir les soins médicaux mais nullement les soins du coeur et de l'esprit... Il y a une telle cassure entre sa propre vie et celle qui le devient dans ces maisons de retraite...
Un véritable débat n'est-ce pas?
Vos photos sont magnifiques.
gros bisous

Merxe dijo...

Preciosa reflexion.....Curiosamente la misma que hace pocos dias, haciamos mi marido y yo....Por ahora,,, aunque estamos en enllo,,, o tenemos hijos,,, si no legan a venir,,, nuestros pensamientos nos llevaron a pensar que hariamos cuandoo ya no pudiesemos vivir solos,, o que alguno,, por desgracia,,, dejara solo al otro... Pues coincidimos en que esta casa,, que estamos pagando, seria nuestra garantia de calidad de vida. La venderiamos e iriamos/o iria el que quedase aqui q la espera de su ultimo viaje, a una residencia,, de esas buenecitas,,, con el dinero de la venta,,, y no a esos "morideros",, que por desgracia abundan, bajo el nombre de "residencias para mayores",, donde nada mas llegar,,, te haga falta o no,, te ponen el pañal,,, te ponen la dieta de la papilla y te meten una cucharada o dos de Duphalah (un jarabe para estreñimiento) Señores,,, que soy viejo, aun tengo dientes, se donde esta el baño,,, y no estoy estreñido!!!jajajajaja (UN POCO DE HUMOR TAMPOCO VIENE MAL) UN BESO

Toffe dijo...

El otro día comentábamos algo parecido en una comida familiar ;)
Haciendo cuentas... opinaba mi hermano que por cada vez que ha llevado a sus hijos y asistido a un partido de futbol, baloncesto... etc. equivaldría a una visita al geriátrico, jajaja
Así que... estaba más que asegurada la visita semanal!!

Julia, chata, ninguna sabemos cómo llegaremos a ser de viejitas, ni cuánto de viejitas... ni en que estado llegaremos, si llegaremos...

Tranquila, sea como sea te auguro una estupenda segunda edad, querida y acompañada.
Espero que la mía también sea así ;)

Un besazo

Tracy dijo...

Mejor no pensarlo y dedicarse a vivir el presente.

PACO HIDALGO dijo...

Sí, quien sabe lo que nos depara la vida, y allí tendremos que llegar todos. Buen fin de semana, Julia.

maria elena dijo...

Julia por lo que veo la mayoria de tus amigas..piensan lo mismo que vos !! y la verdad que yo tambien ...jajaj aunque te soy sincera quisiera cerrar los ojos e imaginarme tal cual como lo ve tu amiga colombiana !solo quisiera llegar a la vejez con la cabeza bien puesta ....de lo de más lo mejor que se pueda !besos

Robledo Ruiz dijo...

Yo opino como tu, cada uno tiene que vivir su vida, y yo personalmente prefiero tomar mis decisiones hasta que me muera, la edad, la que me toque en la tombola de la vida, un beso Julia,

Guillermo dijo...

Yo tengo 65 años,siempre en mi casa paterna vivieron hasta su partida, mi abuelo Pascual 80 años,mi Abuela Josefa 85 años, mi Bisabuela Toribia 104 años. Mi madre tiene 94 años y vive sola, cuando le dije que venga a mi casa, me contesto que cuando tenga unos años más quisa lo haga,siempre dice que le gustaría decidir donde vivir mientras su cabeza se mantenga fresca como lo esta hoy.Yo espero lograr lo mismo

Conral dijo...

Querida amiga, hacía tiempo que no te visitaba y hoy me he pasado y he leído tus últimas entradas. Me encanta pararme tranquilamente a disfrutar con las pinturas que nos traes, los grandes artistas, pintores con mayúsculas.
Pero quise dejarte mi comentario en esta entrada ya que esa refñexión que os hicisteis las dos amigas también me la hgo yo muchas veces. ¡Quién sabe lo que nos espera! La verdad es que a mí me gustaría envejecer con mi familia, mis hijos y nietos, pero... ya veremos. Mientras tanto seguiremos viviendo la vida tal y como nos venga.
Un abrazo grande. amiga, esperando que estés bien.
Conchi