viernes, 23 de septiembre de 2011

Buen otoño para todos



Arcimboldo, "La cocina en otoño"



Dicen que el otoño es triste... pero sinceramente creo que no tiene porqué serlo.
Es una cuestión de actitud ante las cosas. El otoño es una estación más, en la que podemos encontrar cosas tan buenas como en cualquier otra.

Estamos en la época de las granadas, las uvas, brevas e higos, caquis, perras y manzanas. Se empiezan a caer las hojas y los días son más cortos, ya no hace tanto calor para salir a la calle. Nos vamos acostumbrando a la rutina después del caótico verano... Es tiempo de pensar en que hacer durante el invierno. No nos quedaremos hibernando como los osos.




Podemos encontrar muchos motivos para disfrutar de estos cambios de estación, poco a poco, cada uno a nuestra manera, los iremos encontrando.

Desde este rincón damos la bienvenida al otoño con un clásico: Vivaldi, y unas imágenes que espero que les gusten.







Feliz otoño, y buen fin de semana para todos.



5 comentarios:

Tracy dijo...

A mí el único otoño que me gusta es el de Vivaldi.

PACO HIDALGO dijo...

Pues lo mejor del otoño es la música de Vivaldi, Julia. Yo no me hago a él, me quedé en el verano, que me gusta más. Cuestión de gustos. Un abrazo.

bego dijo...

el otoño es mi estación favorita. Seré rara, que le vamos a hacer, pero es la vuelta al hogar, asar castañas, el colorido del campo, los días grises, el olor de los libros y cuadernos nuevos cuando estudiaba, más tiempo en casa para pintar y crear...

por cierto, no sé cómo se me ha podido pasar tu entrada de Klimt, uno de mis favoritos, aprovecho ahora para decírtelo.
un besazo

Conral dijo...

Feliz, otoño, Julia. Mientras estemos aquí es bueno celebrar todas las estaciones con alegria y disfrutando de las bellezas de la madre naturaleza.

Un abrazo
Conchi

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Julia:
A mi me gusta el otoño.
No se porque se me habían pasado las últimas entradas de este blog.
En cambio si había visto el blog nubes de Jabón.
Deseo que te encuentres lo mejor posible.
Besos, Montserrat