domingo, 13 de enero de 2013

El libro de Pedro Bonache


 Hay un blogger al que aprecio mucho. En primer lugar porque admiro su trabajo, realiza esqueletaje y ebanistería artesanas y de calidad. En su blog descubrí algunos secretos de este oficio que nunca deja de sorprenderme.

No conozco personalmente a Pedro Bonache, pero el final de la vida de su padre y el mío nos unió durante muchos días en el hospital. Seguro que nos cruzamos muchas veces por las escaleras, o que tomamos algo en la misma cafetería... seguro que vimos los mismos estorninos chillones que cada tarde volvían a sus nidos de los abetos. Eso lo descubrí un día leyendo uno de sus post. La muerte de su padre, la pena, los últimos días, los leía yo, como si me leyese a mí misma.

Y es que no solo me gusta lo que hace Pedro Bonache en su taller, sino cómo cuenta lo que hace, sin duda sabe escribir.

Pedro Bonache publica también el blog Entre pedales, homos, ciervas y mamuts, es un blog personal en el que habla de paseos por el monte, perros, bicicletas, recuerdos, fotografías, etc. En él ha ido publicando también fragmentos del libro que estaba escribiendo, ahora titulado "El verano de los perros flacos".





El libro ya está terminado, es muy emocionante para los que le seguimos. Me hubiese gustado que Pedro lo hubiese publicado en papel, pero no ha podido ser, así que lo ha insertado en http://www.bubok.es/libros/222500/EL-VERANO-DE-LOS-PERROS-FLACOS para que todos podamos leerlo.

"Tenía unas enormes ganas de escribir sobre ellos, sobre los galgos, estos bichos llegaron a obsesionarme y al final construí una historia imaginaria con ellos como parte fundamental..., pero creo que al final no he escrito una novela..., creo que he sacado mucho de mi mismo y de lo que me ha pasado en los ultimos años..."
Pedro Bonache

Desde aquí, te deseo mucha suerte, seguro que la vas a tener.



Pasen una estupenda semana.
Saludos y hasta pronto.




3 comentarios:

bicipalo dijo...

Joooopeeeeee...., Julia,mis primeras lagrimas de la semana son para ti, pero son lagrimas de emoción, además, soy de lloro facilón.
Me encanta que hallas recordado a los estorninos, ellos formaron parte de aquellas tardes y de los amaneceres,igual que los bandos de gaviotas que ivan y venían volando en formación, mientras los papás luchaban por sus vidas.
Y te podrás imaginar perfectamente donde me inspiré para escribir esas primeras escenas del protagonista junto a su padre enfermo.
Julia......, gracias desde lo mas profundo de mi corazón,muchas gracias.

PACO HIDALGO dijo...

A veces la enfermedad une a personas desconocidas. Paso a ver el scribd de este libro de Pedro. Saludos y buena semana, Julia.

Wunderkammer dijo...

Pedro nos sorprende cada día más, Julia. (Alucinamos con la gente que nos rodea)
Nos encanta como escribe en el blog así que el libro seguramente nos gustará muchísimo.
Un abrazo