domingo, 30 de septiembre de 2012

viernes, 28 de septiembre de 2012

Algunas lluvias artísticas



Guy Oberson

Da gusto ver llover desde el interior de casa, los cristales están repletos de gotitas, hoy es una lluvia torrencial, exagerada...

Ya hacía falta que se limpiaran las calles, casas, jardines, campos, y que se limpiase un poco el ambiente (los que sufren alergias sabrán de lo que les hablo).









Y claro, es un buen motivo para buscar pinturas sobre la lluvia, veamos:




Vincent van Gogh




Gregory Thielker





Enrique del Val






Jane Rosenberg







Norman Lundin






Evariste Carpentier





Y como siempre que es posible, un vídeo, es la segunda vez que lo publico... es de una de mis películas favoritas.






Pasen un estupendo fin de semana. disfruten de la lluvia y de estar en casa.

Saludos y hasta pronto.




domingo, 2 de septiembre de 2012

Dejar de fumar, las primeras 48 horas

Durante las vacaciones de verano uno encuentra tiempo para contemplar ciertas cosas que pasan desapercibidas el resto del año.
Y yo este año me di cuenta de que últimamente fumaba demasiado. Bueno, eso ya lo sabía, pero cuando convives con no fumadores, la evidencia se hace más patente, porque te conviertes en un ser apartado del resto, mal visto, que se retira para fumar a urtadillas.
Supongo que para los de la liga antitabaco un solo cigarrillo ya es demasiado. Siempre me han sorprendido las personas que fuman dos o tres cigarrillos diarios, que no se han dejado enganchar por esos elementon químicos que se supone que se añaden al tabaco precisamente para convertirnos en adictos.
El caso es que se me ocurrió prometer a mi hijo que dejaría de fumar el día que se terminaran las vacaciones ¿puede haber un compromiso más serio? ¿cómo quedas si el peque te vuelve a ver con un pitillo entre las manos?. Pensé que ese era EL COMPROMISO y este era el momento.
Así que hace unas 48 horas dejé de fumar. Guardé los ceniceros, mecheros y no quedaba ninguna cajetilla de tabaco por casa. Mi marido me recomendó dejarlo radicalmente. Una amiga me recomendó dejarlo poco a poco, yo todavía no tenía claro el método a seguir.
Las primeras cinco o seis horas sin tabaco fueron más o menos bien, incluso pasé momentos optimistas considerándome ya una ex-fumadora. Pero por la tarde, un no sé qué me invadió, una especie de nerviosismo raro, una necesidad extraña, unas ganas de "asesinar" a alguien... Pensé en comprar tabaco, para fumarme solo uno, para quitarme lo que supongo que es el "mono", yo qué sé. Mi marido me quitó de la cabeza la idea y me enfadé, me enfadé mucho.
Por la noche, cuando todos dormían, conseguí una colillla a la que apenas le quedaba un par de centímetros de tabaco, y me la fumé, un par de caladas, y pude por fin dormir. Ya lo sé, es triste y degradante, pero lo hice, y los que estén en mi situación sé que lo podrán entender.
Esta mañana me he comprado un paquete de tabaco para las emergencias, no quiero volver a buscar en la basura, la verdad. También he comprado chicles de nicotina, y he pasado el día más o menos bien, bastante más relajada que ayer, y sin fumar.
Me he fumado medio cigarro y lo he apagado... No sé si esto va a funcionar, pero creo que después de comprometerme con mi hijo, comprometerme en este blog ya lo convierte en algo serio.
Si alguien quiere contar su experiencia estaré encantada de escucharle.
Ya les voy contando.